Política Pública de la Juventud

Convención internacional sobre los derechos del niño(a) de 1989

Publicado: Categoria: Conocimiento

La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, a la fecha, todos los países del planeta, con dos únicas excepciones -Estados Unidos y Somalia han firmado y ratificado la convención, en este sentido la Convención resulta el marco mínimo de reconocimiento y respeto a los derechos de los niños en el que deben inscribirse las prácticas y las políticas de los países que la han ratificado.

La Convención, a lo largo de sus 54 artículos, reconoce que los niños (seres humanos menores de 18 años) son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social, y con derecho a expresar libremente sus opiniones. Además, la Convención es también un modelo para la salud, la supervivencia y el progreso de toda la sociedad humana.

Es indudable que en prácticamente todos los países se han producido cambios importantes en la manera de concebir los derechos de las personas menores de edad. Tal transformación se conoce como la sustitución de la “doctrina de la situación irregular” por la “doctrina de la protección integral”, que en otros términos significa pasar de una concepción de los “menores” -una parte del universo de la infancia- como objetos de tutela y protección segregativa, a considerar a niños y jóvenes como sujetos plenos de derecho.

Los protocolos facultativos sobre la participación de los niños, niñas y adolescentes en conflictos armados, donde insta a los Estados Partes a adoptar todas las medidas posibles para que ningún miembro de sus fuerzas armadas menor de 18 años participe directamente en hostilidades. El protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, donde insta a los Estados Partes a prohibir la venta de niños, la prostitución infantil y la pornografía infantil; así como a adoptar medidas para que, los actos y actividades de venta de niños, prostitución infantil y utilización de niños en la pornografía, queden íntegramente comprendidos en su legislación penal, tanto si se han cometido dentro como fuera de sus fronteras, o si se han perpetrado individual o colectivamente. Protocolos que permiten aumentar la protección y la garantía de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.